29 September 2015

GRADOS DE TRANSPOSICIÓN


Decía Henry Petroski que diseñar consiste en ir de un punto a otro. Interesante tratándose de uno de los ingenieros civiles estadounidenses más metódicos en el arte de la reflexión crítica sobre aquello verdaderamente constitutivo de su propia disciplina (1). Tal vez la historia de la arquitectura no sea más que la aventura de ese feliz viaje en el espacio entre dos puntos: la historia de una serie ordenada de líneas de fuerza. Tal vez sea algo incluso mayor.

Interesa hoy aquí la organización espacial de esas lineas: interesa su orden (2). En la imagen, la cubierta del Kanagawa Institute of Technology aparece como una retícula bidireccional y sistema de lucernarios longitudinales: una solución bastante ortodoxa propia incluso de la retórica industrial (3). Sin embargo conviene observar los pilares desde abajo con detenimiento: la extrema esbeltez de las pletinas, sus giros o su ordenada des-organización en planta, plantean una serie de encuentros singulares en el envés de la cubierta, un catálogo de soluciones más cercano al atlas botánico que al detalle tipo. Cada pilar en el mundo reclama su propia especificidad.

Ishigami propone aquí un inventario de apeos cruciformes, una heterogénea colección de pequeños armazones dispuestos a modo de conexión necesaria entre el orden geométrico de la cubierta y el orden natural de los pilares. Sin embargo, más que presentarse como la consecuencia de anteriores decisiones de proyecto, la solución parece incorporar valores esenciales para la estructura: los pilares, fuera ya de los raíles principales de la cubierta, se entregan al vacío aparentemente liberados de su carga, desconectados hasta el límite de parecer estirados ante nuestros ojos, traccionados como plomadas que buscaran el límite inverosímil de su propia resistencia. Como si el diseño en realidad no consistiera en ir de un punto a otro sino en la configuración ilusoria de los propios puntos, su gravedad ligera, su grado de transposición. 

NOTAS

(1) Ver por ejemplo "La ingeniería es humana", Madrid, Cinter 2007, donde Petroski explica cómo el error o el fallo sea quizá la componente más fructífera y propia de la ingeniería: "Caerse forma parte de crecer".  
(2) Orden: colocación de las cosas en el lugar que les corresponde; concierto, buena disposición de las cosas entre sí; regla o modo que se observa para hacer las cosas.
(3) Junya Ishigami, Kanagawa Institute of Technology Workshop,  Kanagawa, Japón, 2010.

No comments:

Post a comment