13 July 2015

GRABADOS Y TATUAJES


La naturaleza está siempre presente en arquitectura, no hace falta dibujarla. En palabras de Alejandro de la Sota: "La arquitectura puede acercarse a la naturaleza, puede ponerse enfrente, no puede olvidarla" (1). A lo largo de la historia, el convenio entre arquitectura y paisaje ha dado lugar a numerosas analogías e identificaciones, desde los grabados de la flor de loto en el capitel egipcio o la hoja de acanto en el corintio, hasta las damasquinas en cerámica o las hojas de palmera moldeadas por Antonio Gaudí en la cerrajería de la Casa Vicens. De la abstracción más recalcitrante a la voluptuosa naturalización de la arquitectura. 

La arquitectura contemporánea no es ajena al delicado asunto de la ornamentación de origen natural, si bien su aplicación resulta esquiva e inusual (2). Un ejemplo lo encontramos curiosamente en un edificio para fábrica y almacén perteneciente a la marca de caramelos Ricola en Mulhouse, Francia (3). La impresión en policarbonato de palmetas de once hojas reproduce en realidad una fotografía de Karl Blossfeldt, conocido por sus trabajos sobre formas vegetales (4). Como la obsesiva colección en forma de herbarios de Paul Klee, Blossfeldt dedica su vida a la fotografía de las formas de la botánica. Incesantemente, más allá de los purismos y los ornamentos, regresamos a la naturaleza.

Para Gaudí, la representación de la naturaleza, su huella en forma de ornamentación, tendrá como objetivo la definición del "carácter" de la propia arquitectura (5). No es asunto menor. Especialmente emocionante resulta pensar en los dibujos a mano realizados por el propio Gaudí en el interior de la casa Vicens, verdaderos tatuajes en forma de pájaros o palmeras sobre un interior profusamente naturalizado. Gaudí, Klee, Blossfeldt. Como si la historia de los hombres no fuera más que un continuo esfuerzo por entender la naturaleza. Como si más allá del ornamento en realidad existiera una exploración cuyas huellas encontraran soportes diversos. También la arquitectura y su legado impreso del paisaje. Un legado en forma de grabados y tatuajes.

NOTAS

(1) Alejandro de la Sota, "Arquitectura y Naturaleza", 1956.
(2) La actual disposición al uso de cubiertas y muros vegetales vivos, el verdear justificado desde un supuesto beneficio medioambiental, no está desde luego exento de la componente estética de un paradigma cuyos efectos reales están aún por determinar.
(3) Herzog & De Meuron, Edificio de Almacenamiento y Producción Ricola Europa, Mulhouse, Francia 1992-93. 
(4) Karl Blossfeldt, Alemania, 1865-1932.
(5) Ver "Manuscrito sobre ornamentación" en "Antonio Gaudí. Manuscritos, artículos, conversaciones y dibujos", Madrid, Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid, 1982, págs. 13-55. 

No comments:

Post a comment