16 February 2015

LA ESCALERA OBLICUA


En arquitectura el movimiento vertical implica necesariamente otro horizontal. La sucesión de peldaños en la escalera establece una sección diagonal sobre la que nos deslizamos hasta alcanzar el siguiente piso. La repetida ordenación vertical de la meseta a modo de pequeño descanso plano entre tramos, establece uno de los hilvanes más cotidianos de un edificio: el hueco de escalera. El desplazamiento horizontal de la meseta genera sin embargo un segundo movimiento diagonal, resultado de trasladar la posición del hueco en cada nivel. Una doble diagonal.

Tras los conocidos proyectos universitarios de Leicester y Cambridge (1), James Stirling proyecta el Queens College de Oxford entre 1966-1971. Se trata de un edificio elevado sobre pilotis en forma de U que ordena las habitaciones en torno a un patio embarcadero junto al río Cherwell. Un corredor equipado resuelve la fachada sur más urbana e integra comunicaciones y servicios (2). Transparente la fachada cóncava interior, más cerrada la convexa, ambas resuelven mediante quiebros diversos la inclinada posición de coso establecida en sección. Esta disposición obliga al desplazamiento horizontal de los tramos de escalera situados en los extremos de la planta, planteando lo que pudiera ser a priori un problema derivado del graderío formal y la circulación diagonal (3).

La posición de la escalera en fachada Sur resuelve de manera brillante esta compleja situación: los tramos se descuelgan sobre la envolvente inclinada a modo de miradores, rompiendo la monotonía de las ventanas horizontales sobre el corredor. Cada una de las mesetas se retranquea sobre su inmediata superior, estableciendo el desplazamiento de la escalera la pendiente del plano inclinado. Frente a la pragmática circulación vertical, la solución plantea un paseo interior diagonal, un itinerario sesgado a través de la cuenca de la propia envolvente. Una concavidad que requiere de la escalera oblicua. 

NOTAS

(1) Laboratorios de Ingeniería de la Universidad de Leicester (1959-63 con James Gowan); Facultad de Historia de la Universidad de Cambridge (1964-67). 
(2) Las vistas hacia el Norte incluían el paisaje propio del Río Cherwell, el Meadow o el histórico Magdalen College, fielmente dibujado por Stirling como parte de la sección transversal que incluye las casas desordenadas tras la fachada sur. Ver James Stirling, Roma, Officina Edizioni, 1976, pág. 98.
(3) Si bien el planteamiento general resulta forzado y la solución compleja a nivel geométrico y constructivo hasta los límites de lo razonable, bien es verdad que el recurso utilizado por Stirling en este caso resulta de una extraordinaria brillantez.  

Croquis MADC.

No comments:

Post a comment