18 August 2014

MEMBRANAS Y CASCARONES


Hace algunos años IKEA lanza al mercado la silla PS LÖMSK, un divertido sillón de colores para niños equipado con una membrana retráctil. El cierre de la vela superior habilita la efímera titularidad de la guarida y desata la emoción propia del escondite: la magia de la desaparición para el infante; la aventura de volver a levantar el telón para comprobar que la criatura aún continúa en su interior (1).

La silla Lömsk trasciende el hecho de sentarse y habilita un espacio propio. Más allá del juego giratorio e incluso la membrana superior, interesa aquí la dimensión habitacional del mueble, su propuesta como espacio en el Espacio. En este sentido, encontramos a Lömsk heredera de (p.e.) la propuesta Ball (o Globe) de Eero Arnio en 1963, una cabina acolchada y seductora como una boca sobre cuya lengua se nos invita a sentarnos, tumbarnos o actuar en cualquiera de las posiciones que nuestra actitud y flexibilidad permitan en su interior (2). La embocadura de acceso -la puerta- nos introduce en un espacio cubierto, un escenario, y al mismo tiempo configura el marco circular –la ventana- desde la que observar el espacio exterior. ¿O era interior?

En ocasiones las ventanas, los muros o incluso las puertas se equipan con espacio suficiente para el alojamiento de personas o cosas. Se trata de estancias menores alojadas en lo más profundo de la interioridad, anidaciones telescópicas: espacios en el Espacio (3). El mobiliario como elemento objetual liberado de funciones estructurales / fundacionales del espacio arquitectónico, no escapa a la posible definición de un espacio propio, trascendiendo su aparente sencilla vocación mono-funcional y transformando la arquitectura en un universo interior de membranas y cascarones.

NOTAS

(1) Woody Allen dirige el divertidísimo episodio “Edipo reprimido” como parte de la película “Historias de Nueva York” (EEUU, 1989) en la que tras un truco de magia, su madre desaparece realmente del teatro para su disgusto / satisfacción.
(2) La silla Ball se compone de cascarón en poliéster moldeado reforzado con fibra de vidrio, acolchado interior con gomaespuma recubierta de tela y base de aluminio pintado. La dimensión espacial de las sillas de Eero Arnio se intuye desde su nombre o calificación comercial: Ball, Pastille, Tomato o Bubble.
(3) Ver Espacio en el espacio en este blog.

No comments:

Post a comment