19 July 2016

EL FONDO DEL ESTANQUE


La piedra envejece (casi) como nosotros. En su aspecto debilitado encontramos un atlas de lluvia y amaneceres, mediodías deslumbrantes, tardes de viento y frío, noches de un bochorno verdaderamente asombroso. La piedra nos muestra el enfriamiento del Mundo. En ocasiones sin embargo, es necesaria su renovación por cuestiones estéticas, técnicas o de seguridad; es entonces cuando se dispone por contraste del material nuevo, prístino, desentrañado como una promesa para la suciedad, la pátina o simplemente la redondez del deterioro: un nuevo estado de equilibrio similar a la armonía que habita sobre los cantos de los estanques, entre el óxido, los líquenes y también algunas monedas.

"El Gobierno Civil de Tarragona debía aparecer como un cubo brillante y entonces su color debía ser más oscuro que el actual y en consecuencia más parecido al color 'patata mojada' con que De la Sota describía el revestimiento pétreo" (1). El color oscuro y brillante de la piedra pulida de Borriol era matizado mediante la inclusión de unas bandas horizontales de una conocida piedra local, otra piedra, la piedra de Sant Vicenç. Los minerales se igualaron pronto y el brillo -en realidad- nunca duró demasiado, apenas unas semanas, como si la naturaleza del propio Gobierno no reconociera para sí un atributo tan distinguido (2). El tiempo puede ser un paciente aliado para la arquitectura, incluso cuando nosotros podamos estar en desacuerdo.

Viene a la memoria una anécdota de Álvaro Siza en torno a la inauguración de las piscinas en Leça de Palmeira. Al parecer, una tormenta de proporciones atlánticas arrasó con todo lo que no era necesario configurando el proyecto, o al menos uno de sus estados, definitivamente: "la naturaleza me ayudó a tomar las decisiones finales". Ante la actual restauración del Gobierno Civil de Tarragona (en la imagen a la derecha) pudiera parecer que algo se ha perdido irremediablemente, tal vez la autenticidad de la pátina anterior, su obstinado velo mineral amortiguado como una atmósfera laminar, vaporosa y silente (3). Nada se pierde y el tiempo -infatigable- ya ha tomado partido: pronto lucirá la piedra inexorable, hermana de todas las piedras, como un nuevo estado de equilibrio, como una promesa del deterioro: la piedra -otra vez- en el fondo del estanque.

NOTAS

(1) Informe sobre los materiales del Gobierno Civil, Josep Llinàs (2005). Publicado en Cortés, Juan Antonio, Gobierno Civil de Tarragona, 1957-1964. Alejandro de la Sota, Almería, Colegio de Arquitectos de Almería, 2006, págs. 56-64.
(2) En la restauración de Josep Llinàs la piedra se mantuvo, aunque fue sustituida poco después ante el desprendimiento de algunas piezas.     
(3) Ver Pátina o suciedad, Ignacio Paricio, Barcelona, Bisagra, 2002.

Imagen vía AGUA Architects @AGUA_architects

No comments:

Post a comment