19 February 2019

EL GRITO EN EL SUELO


Existen algunas propuestas, pocas pero necesarias, que operan como costuras sobre el territorio. Se trata de patrones, trazas o sistemas pautados que re-interpretan de algún modo las relaciones tradicionales entre centros y periferias, actuando como un renovado aglutinante de la transciudad. Su origen cultural no es casual, más al contrario, será precisamente desde la cultura desde donde se podrá combatir la confabulación de factores (y actores) surgidos en torno a las nuevas Ciudades Marca y su voracidad gentrificadora (1).

El proyecto Versos al pasoiniciativa del Ayuntamiento de Madrid comisariada por el colectivo Boa Mistura, ha transformado más de mil pasos de cebra de la ciudad en un papel pautado a disposición de la poesía ciudadana: miles de poemas fueron enviados voluntariamente por todos aquellos que, de alguna manera, se sintieron interpelados ante la iniciativa. Una selección de todos los versos se puede leer hoy en la ciudad de Madrid antes de cruzar al otro lado de la acera, concurriendo en esta interesante acción urbana dos caudalosos ríos felizmente aquí convocados: la resistencia en el hecho de caminar y la esperanza latente en la inscripción poética. Verdaderamente, la calle es un arma cargada de futuro (2). 

Quizá por ello, lo más interesante de esta iniciativa sea su condición liberadora, su feliz coreografía  más allá de la estática y la estética que configuran la geografía de los centros: más allá de los roles que establece el territorio, los estigmas y los pre-juicios, más allá de cualquier subordinación o dependencia entre centros y periferias. Antes, al principio de todo, estos versos al paso son una propuesta de mapa para la emancipación. Por ello, emociona leer sobre el asfalto de Villaverde "Hasta la nada tiene algo" (3); o en Las Tablas "No es suficiente andar para alejarse" (4). Como un fluido continuo y fraternal salpicado por todos y cada uno de los poemas, en el vórtice mismo de la ciudad, ésta parece interpelarnos: "El grito en el suelo: si Madrid se enciende Madrid no se vende" (5). 

Notas.

(1) Según Fundéu (Fundación del Español Urgente, asesora de la RAE), el término gentrificación hace referencia a un proceso mediante el cual la población original de un sector o barrio, generalmente céntrico y popular, es progresivamente desplazada por otra de un nivel adquisitivo mayor”. Ver artículo de José Fariña aquí.
(2) La poesía es un arma cargada de futuro. Gabriel Celaya.
(3) Félix Valdivieso, Paseo de los Ferroviarios, calle Nuno Gómez, Villaverde.
(4) Martha Asunción Alonso, calle Fromista 5, Las Tablas. 
(5) Nacho Vegas, Plaza Puerta del Sol.

8 February 2019

LA HEREDAD RECUPERADA


La periferia tiene muchos centros: centro de salud, centro comercial, centro de belleza, centro de arte, centro tecnológico, centro cívico, centro de día, centro de gravedad,...la lista es larga (1). Todos ellos constituyen un lugar de reunión para la comunidad, un punto interior, que concentra y excita una determinada actividad colectiva. El origen de tanto nuevo centro tiene lugar en tipologías anteriores y de proximidad, como el mercado, la plaza, el dispensario, la iglesia o el ambulatorio, feliz término éste último, que reivindicamos aquí como una verdadera invitación al recorrido, arquitectura condicionada a la práctica militante del andar (o ambular) como condición primera para el reconocimiento pausado de un lugar.

29 January 2019

LA MANO QUE NO PIENSA


Cuando Eduardo Chillida decidió aparcar sus estudios de arquitectura y dedicarse al dibujo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, pronto descubrió que su virtuosismo ante el desnudo poco o nada tenía que ver con sus intereses. El joven talento pronto descubrió que aquella habilidad sublime, que conectaba con certeza el ojo con la mano, no era suficiente para encontrar aquello que buscaba: el vacío, la gravedad, la luz allí en la hondura de la materia, el tiempo, el origen en definitiva de algo anterior y remoto, no podía ser desvelado por un adolescente diestro (desde la destreza). Fue entonces cuando comenzó a dibujar con la mano izquierda, esa mano que hasta entonces era utilizada para sujetar el papel o el caballete, mano lastrada por la torpeza, mal entrenada, la mano en el bolsillo, la mano periferia.

22 January 2019

DESDE LA PERIFERIA


A menudo nos referimos a la periferia desde una determinada situación geográfica, urbana, social, económica, política o ambiental, estableciendo su condición desde una suerte de matemática bipolar: la periferia sucede en torno a un centro del que se encuentra irremediablemente excluida (1). En el imaginario cultural, o mejor cultureta, la periferia es lejanía, espacio marginal grisáceo y desestructurado, servidumbre, un intangible desheredado, homogéneo y banal como las cunetas, las vallas publicitarias, los concesionarios de coches o las gasolineras: “la periferia no es donde el mundo termina, sino el lugar donde el mundo se decanta” (2), una hábil definición de Joseph Brodsky que parece nacida al servicio de la Modernidad Líquida enunciada por Bauman como una celebración trágica.