9 April 2019

EL FUTURO SISTEMA ANTERIOR



Cuentan que el arquitecto japonés Ryue Nishizawa comienza siempre sus charlas y conferencias mostrando una pintura de la antigua ciudad de Kioto: “Sí, (es cierto) porque creo que esa pintura es el ejemplo más importante sobre cómo es hoy la arquitectura en Japón. Creo que hay dos cosas muy importantes en la conformación de la construcción de las ciudades: primero, que no hay un centro de la ciudad como lo conocemos hoy, y por tanto, también desaparece el concepto de periferia” (1). Llama la atención esta significativa consideración de una pintura de comienzos del Siglo XVII, tanto que se refiere a ella como “el ejemplo más importante” sobre cómo debería ser hoy la arquitectura y la ciudad, una suerte de futuro primitivo al que deberíamos encomendarnos.

Esta pintura se conoce como Rakuchu Rakugai-zu, un conjunto de seis paneles de seis pliegues realizados en tinta y color sobre papel dorado. Lo interesante del término japonés se explica desde su condición compleja y contradictoria, al traducirse lo que vemos como algo que sucede “dentro de la ciudad” (rakuchu) y al mismo tiempo “fuera” (rakugai). El dibujo representa la convivencia armónica y solidaria entre arquitectura y la naturaleza (2), una suerte de paisaje habitado en forma ligera y carácter sistémico auto-regulado: “Sin centros, una ciudad es más democrática, con usos de espacios más igualitarios y con la convivencia de la naturaleza, lo que tiene un profundo significado en la mejora de la calidad de vida de las personas que la habitan” (3). La ciudad des-jerarquizada y su potencial en la construcción de futuros paisajes democráticos desde la variable cultural, ecológica y social.

En la propia arquitectura de Nishizawa subyace la idea del espacio des-jerarquizado o la metodología del catálogo, conviviendo árboles frutales y volúmenes prismáticos, alfombras y macetas, cofres de madera lacada en negro y cortinas blancas y vaporosas, palmeras y mobiliario de procedencia dispersa y épocas divergentes en una suerte de paisaje palimpsesto, interior y exterior, presente y futuro a un tiempo: la casa como ciudad y viceversa, la ciudad como casa natural y artificial, heredada y en continua transformación. En el dibujo, la naturaleza y el suelo parecen confundirse en una especie de bruma infraestructura que avanza sobre los tejados hasta las venas del río caudaloso, verde y oscuro, como si la vida no reclamara nada más (y nada menos), salvo quizá las ligeras construcciones en madera, textil y papel de arroz a modo de instalaciones frágiles entre la espesura. Más allá de la maniquea sátira hiperbólica de los centros y las periferias, se propone aquí un sistema de patrones para la regeneración ambiental de la ciudad contemporánea, la arquitectura y la naturaleza entrelazadas sin centros, sin apenas aire ni lugar entre ellas: un sistema primitivo que Nishizawa formula, sin embargo, como una promesa para la ciudad próxima. El futuro sistema anterior. 

NOTAS

(1) Ryue Nishizawa, entrevista en América Economía, 15 de febrero 2019, ver entrevista completa aquí.
(2) Desde la perspectiva ecológica del paisaje, interesa el trabajo de Richard T.T. Forman (Landscape Ecology Principles for Landscape Architecture and Land-Use Planning) o Ian McHarg (Dwelling in Nature: Conversations with Students), entre otros.
(3) Ryue Nishizawa, entrevista en América Economía, 15 de febrero 2019, ver entrevista completa aquí.

POST RELACIONADOS



19 February 2019

EL GRITO EN EL SUELO


Existen algunas propuestas, pocas pero necesarias, que operan como costuras sobre el territorio. Se trata de patrones, trazas o sistemas pautados que re-interpretan de algún modo las relaciones tradicionales entre centros y periferias, actuando como un renovado aglutinante de la transciudad. Su origen cultural no es casual, más al contrario, será precisamente desde la cultura desde donde se podrá combatir la confabulación de factores (y actores) surgidos en torno a las nuevas Ciudades Marca y su voracidad gentrificadora (1).

8 February 2019

LA HEREDAD RECUPERADA


La periferia tiene muchos centros: centro de salud, centro comercial, centro de belleza, centro de arte, centro tecnológico, centro cívico, centro de día, centro de gravedad,...la lista es larga (1). Todos ellos constituyen un lugar de reunión para la comunidad, un punto interior, que concentra y excita una determinada actividad colectiva. El origen de tanto nuevo centro tiene lugar en tipologías anteriores y de proximidad, como el mercado, la plaza, el dispensario, la iglesia o el ambulatorio, feliz término éste último, que reivindicamos aquí como una verdadera invitación al recorrido, arquitectura condicionada a la práctica militante del andar (o ambular) como condición primera para el reconocimiento pausado de un lugar.

29 January 2019

LA MANO QUE NO PIENSA


Cuando Eduardo Chillida decidió aparcar sus estudios de arquitectura y dedicarse al dibujo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, pronto descubrió que su virtuosismo ante el desnudo poco o nada tenía que ver con sus intereses. El joven talento pronto descubrió que aquella habilidad sublime, que conectaba con certeza el ojo con la mano, no era suficiente para encontrar aquello que buscaba: el vacío, la gravedad, la luz allí en la hondura de la materia, el tiempo, el origen en definitiva de algo anterior y remoto, no podía ser desvelado por un adolescente diestro (desde la destreza). Fue entonces cuando comenzó a dibujar con la mano izquierda, esa mano que hasta entonces era utilizada para sujetar el papel o el caballete, mano lastrada por la torpeza, mal entrenada, la mano en el bolsillo, la mano periferia.

22 January 2019

DESDE LA PERIFERIA


A menudo nos referimos a la periferia desde una determinada situación geográfica, urbana, social, económica, política o ambiental, estableciendo su condición desde una suerte de matemática bipolar: la periferia sucede en torno a un centro del que se encuentra irremediablemente excluida (1). En el imaginario cultural, o mejor cultureta, la periferia es lejanía, espacio marginal grisáceo y desestructurado, servidumbre, un intangible desheredado, homogéneo y banal como las cunetas, las vallas publicitarias, los concesionarios de coches o las gasolineras: “la periferia no es donde el mundo termina, sino el lugar donde el mundo se decanta” (2), una hábil definición de Joseph Brodsky que parece nacida al servicio de la Modernidad Líquida enunciada por Bauman como una celebración trágica.